Canal du Midi | Turismo in Occitania

Turismo en Occitania: vacaciones en el sur de Francia

Menu
Usted está aquí

Canal du Midi

Desde el siglo XVII, el Canal du Midi conecta Toulouse con Sète, a orillas del Mediterráneo. Esta obra de ingeniería única en el mundo fue declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1996, convirtiéndose en un destino privilegiado del turismo fluvial en Europa.

Lac de Saint Ferréol
Lac de Saint Ferréol

Una expresión ejemplar del genio creador humano

"Será una gran obra de paz, capaz de perpetuar la memoria de su autor en los siglos venideros": Luis XIV no se equivocaba aquel día de 1666 en el que predijo que el Canal du Midi pasaría a la posteridad. Lo que omitió decir es que en él veía un buen medio de privar al rey de España de los impuestos recaudados por el estrecho de Gibraltar, el único paso que por aquel entonces existía entre el Mediterráneo y el Atlántico.
El prestigio del Canal du Midi acabó superando las expectativas reales, ya que siglos más tarde, la UNESCO reconoció en él "una expresión ejemplar del genio creativo humano": Excavar un canal entre los dos mares era una idea que ya rondaba la mente de los romanos. Pero nadie fue capaz de dar con el medio de alimentar este canal.

Este problema lo resolvió Riquet. Fue un toque de genialidad. Riquet imaginó captar las aguas de los arroyos de la Montaña Negra, al sur del Tarn, para conducirlas a un depósito de recogida: la cuenca de Saint-Ferreol, actualmente un Gran Sitio de Occitania. A continuación, las aguas se conducen a través de la meseta del Lauragais hasta el Seuil de Naurouze, el punto más alto del trayecto del canal. Aquí, Riquet creó un canal de uso compartido que permitió que las aguas fluyesen con regularidad hacia la vertiente atlántica, por una parte, y la vertiente mediterránea, por otra.

El conjunto En las fuentes del Canal du Midi figura entre los Grandes Sitios de Occitania.

Pont Canal à Béziers
Pont Canal à Béziers

Una obra de 14 años

Pierre-Paul Riquet era un rico burgués nacido en Béziers en 1604, que no había estudiado ingeniería, sino que trabajaba como recaudador de impuestos en el Languedoc. Riquet era alguien modesto, que no se jactaba de su extraordinaria inteligencia ni de su maravilloso sentido práctico. Sin embargo, Colbert supo ver su genialidad y convenció a Luis XIV para que autorizarse el proyecto de Riquet. El resto es digno de una novela épica.

Ni los 14 años de trabajos, las 328 obras de ingeniería que se construirán a lo largo del Canal, ni las disputas con los ingenieros y los financieros del Rey Sol o el agotamiento de los fondos reales impidieron que Riquet llevase adelante la más segura de las vías comerciales. Éste llegó incluso a dilapidar su fortuna personal.

La muerte se llevó a Pierre-Paul Riquet en 1680, apenas un año antes de la inauguración de la obra. Su hijo Mathias será el que termine el Canal du Midi, esa ruta fluvial por la que es un placer navegar hoy en día.

¿Lo sabía?

Cuando el dinero real se agotó, Pierre-Paul Riquet pagó de su bolsillo a los obreros que trabajaban en la construcción del Canal. Su número llegó a alcanzar los 12 000, muchos de ellos eran campesinos que vivían en las inmediaciones de la obra. En cierta manera, Riquet fue un precursor de los regímenes de protección social, ya que pagaba a los trabajadores incluso aunque estuviesen enfermos o cuando la lluvia interrumpía los trabajos.

Canal du Midi

Las cifras de la gloria

El Canal du Midi representa:
- 14 años de trabajos, de 1667 a 1681
- 12 000 obreros
- 250 km de canal excavados a mano
- 76 km de acequias (acequia de la Montaña Negra, acequia de la meseta) para conducir las aguas al Canal du Midi
- 328 obras de ingeniería: esclusas, puentes, puentes-canal, acueductos, además del inmenso depósito del lago de Saint-Ferréol cerca de Revel (Alto Garona)
- 45 000 árboles plantados para afianzar las orillas y limitar la evaporación del agua del Canal.

Statue de Pierre-Paul Riquet à Toulouse

¿Dónde encontrar al creador del Canal du Midi?


Pierre-Paul Riquet aún sigue vivo en la memoria de los habitantes de Occitania, por lo que podrá conocerlo, encontrarlo, conocer más a fondo a ese hombre apasionante en diferentes lugares de nuestra región. De hecho, el inventor del Canal du Midi tiene su estatua en Toulouse, en la parte alta de las avenidas Jean Jaurès, así como en las avenidas de Béziers. Podrá ver su piedra tumbal al pie de uno de los pilares de la catedral de Saint‑Etienne, en Toulouse.

En el campo de Toulouse también podrá descubrir su castillo en Bonrepos-Riquet, rodeado de un magnífico parque en el que prefigurará como una maqueta a tamaño natural el mecanismo hidráulico de su obra maestra.

Pierre-Paul Riquet también tiene su museo, junto al lago de Saint-Ferreol en el Alto Garona, el Réservoir (depósito). ¡Una visita ineludible!

Merece la pena desviarse

La idea de Riquet era utilizar el Garona desde Toulouse para conectarlo con Burdeos, pero se optó por prolongar el Canal du Midi excavando, de 1836 a 1856, el Canal del Garona. Los dos canales reunidos, de una longitud total de 360 km de vías navegables forman el Canal de los Dos Mares.